Asistencia médica, no esposas

Los proponentes anti-aborto en nuestro estado están dejando claro que no van a parar hasta que prohíban todos los abortos. Esto incluye amenazas de arrestos y penas de carcel a las personas que buscan atención del aborto, así como a sus seres queridos, y médicos y enfermeras que las ayudan.

Nadie debería ser acusado de un crimen por sufrir la pérdida de un embarazo o someterse a un aborto, ¡o por ayudar a alguien a obtener la atencion de salud que necesita!

Hacer del aborto un delito es lo que más perjudica a las comunidades históricamente marginadas. No se debe obligar a nadie a continuar con un embarazo si no lo desea.

Nuestra lucha es por mucho más que el aborto – es por la autonomía corporal. ¡Únete a nosotros y lucha contra estos peligrosos ataques a nuestra libertad, nuestras familias y nuestras comunidades!

Únete a nosotros